Origen de la familia Bolívar

"Es bastante para un hidalgo de provincia contar entre sus abuelos, místicos y hombres de acción, benefactores sociales, fundadores de pueblo, gobernantes. Pero este linaje, que se prolonga en América hasta concretarce en un hombre de genio, Libertador del continente, asciende en Europa, en el país vasco español, hasta perderse en las revueltas de la Edad Media. Cerca de Marquina, en la puebla de Bolívar, una de las veinticinco republicas en las que estaba dividido el ceñorío de Vizcaya, se yergue el solar de los Bolívar, hoy deformado y decaído, naturalmente, de su antiguo carácter de fortaleza.Frente a él, separado por vasto espacio, en la iglecia de Santo Tomás de Bolívar, tambien reconstruida, aún pueden verse y todos los viajeros hemos visto, las piedras túmbales primitivas, descubiertas por la acuciosidad inteligente de un hijo de Francia, con las primitivas armas de las familias: la rueda de molino. ¿No significa Bolívar, en éuscaro, la ribera del molino?
Pues una rueda de molino, en campo de plata, fue el primitivo blasón de la casa, modificado luego. Según los eruditos en la materia, estas piedras túmbales datan del siglo X o del siglo XI...
Por todo Vizcaya quedan huellas vivas de la fuerte raza de los Bolívar: en Marquina, en Zamudio, en Sodupe. Existe ademas de la puebla de Bolívar, en Viscaya, de donde origina la familia, San Andrés de Bolívar, en Alava; un lugarejo cerca de Bilbao lleva también el nombre de easta familia.
En la Iglesia de Sodupe puede admirarse, en alto relieve y en perfecto estado, un Bolívar repujado en cobre, "el magnífico don Pedro de Bolívar", dice la inscripcion, "Capitán Contino" del Emperador Carlos V y de Felipe II.
Y si el nombre de los Bolívar en Vizcaya se encuentra vinculado tradicionalmente a la geografía natural, a la geografia política y a las obras de arte, se remonta el nombre de este linaje viscongado en la historia de la región y persiste su recuerdo hitórico hasta en los pleitos de las autoridades eclesiásticas con los diversos y señores feudales de Vasconia.
Entienden los señores ejercer autoridad exclusiva y cobrar diezmos en la iglesia y tierras de sus feudos; y aspirar los Obispos a administrar, no sólo espiritualmente, tales iglesias.Una de estas incursiones a contra fueros, a la Iglesia de Santo Tomás de Bolívar, costó cara a Don García, Obispo de Armentía.Gonzalo de Bolívar, sus parientes y sus mesnadas acometieron al prelado y sus gentes.
El Obispo quedó muerto. Los Bolívar hulleron o fueron desterrados a Francia. La torre fue destruida. Esto ocurría en el siglo XIV o quizás anteriormente.
Sorprendimos luego a los Bolívar mezclados en la rueda política de la época, adheridos a un bando, el de los Gamboa, defensor de los fueros tradicionales y del Señorío de Vizcaya, y enemigo del absorbente y sanguinario don Pedro El Cruel, de Castilla, que persigue y destruye a los representantes del Señorío.


Los parientes de Bolívar, por parte de madre, tanto de una como de otra rama, son de los más antiguos y empingorotados de la Provincia. Los hombres de una y otra familia figuran en la historia de la Provincia desde lueñes días.Los Palacios provienen de Miranda de Ebro, en Castilla la Vieja. Constituyen la flor y nata de la Colonia. Lo mismo los Blanco, con quienes los Palacios se cruzan durante dos siglos.Aquellos Blanco provienen de Francia y Flandes, bien originarios de allí, o tal vez pasados a esas regiones como oficiales en las tropas de los Reyes de España. Un miembro de esta rama, Don Pedro Blanco y Gerardts, nació en Brujas, Bélgica, el 1º de Octubre de 1557, y casado en Garachico, Canarias, el 6 de Mayo de 1589, se traslada con su esposa a Costa Firme en 1603. Fue el primero de esa rama que arribó a Venezuela. Sus descendientes fueron conquistadores, fundadores de pueblos, gobernantes y personajes de la Provincia. Convensidos de su derecho quiritario a señorear la tierra nativa y la sociedad donde floreces, uno de ellos es de los que protestan ante el Rey Carlos III contra la Real Cédula de garcias al sacar.

Aparte de la importancia que por ellos mismos tenían, los Bolívar se unieron muy pronto, por sucesivos matrimonios, a las familias de los primeros conquistadores y pobladores de la Provincia.